5 tips para fotografiar fuegos artificiales

5 tips para fotografiar fuegos artificiales

Estamos en verano y esto quiere decir que la mayoría de poblaciones están de fiestas. Y con estas fiestas llega un momento muy especial cuando el primer cohete da el pistoletazo de salida y empiezan los fuegos artificiales. Los fuegos artificiales siempre nos causan gran admiración al público y todos nos paramos a disfrutar del espectáculo. Seguro que has intentado llevarte esos fuegos artificiales, en forma de fotografía, a casa pero el resultado no era el que esperabas. Tranquilo que a mí también me ha pasado, así que en este artículo te voy explicar todo lo necesario, para que con sólo 5 sencillos consejos, puedas fotografiar fuegos artificiales y que tus fotos sean tan espectaculares como estos mismos.

¡Vamos allá!

1. El equipo

Por suerte, para poder fotografiar fuegos artificiales te bastará un equipo sencillo, pero te será casi que imprescindible el siguiente material:

  • Cámara. Te diría que prácticamente sirve cualquier cámara, desde la más básica a la más avanzada, incluso la de tú teléfono móvil, siempre que puedas controlar el tiempo de exposición. ¿Qué te recomiendo? Pues una cámara que tenga la función “BULB” (modo B), ya que podrás controlar manualmente el tiempo de apertura del diafragma y detener la exposición en el momento que quieras.
  • Objetivo. Al fotografiar fuegos artificiales es recomendable utilizar objetivos angulares (entre 15mm y 18mm) o mejor aún, grandes angulares (entre 10mm y 12mm). Así podrás encuadrar un gran espacio, muchas veces los lanzamientos de fuegos no se hacen desde un solo punto y necesitarás abarcar mucho espacio para no tener que estar moviéndote y reencuadrando. La luminosidad del objetivo no es especialmente importante, al menos en este caso, pero ya sabes que la luminosidad va ligada a la calidad. Por eso siempre recomiendo intentar tener objetivos de calidad y así evitar flares o reflejos internos provocados por los destellos de los fuegos artificiales.


  • Trípode. El trípode va a ser necesario, ya que vas a utilizar exposiciones bastante largas, hablo de varios segundos. El trípode debe ser estable y firme, y que pueda soportar el peso de tu equipo fotográfico. Ojo si estas en la playa de no dejar caer las patas sobre la arena y ya está, hay que hacer fuerza para que se claven bien, porque sino con el peso se irán hundiendo poco a poco y las imágenes pueden salir movidas. Pero si tu idea es congelar los fuegos artificiales en el aire,  puedes ahorrarte el uso del trípode porque usarás velocidades de obturación lo suficientemente cortas para tomar las fotografías a pulso.
  • Disparador remoto. Los puedes encontrar con cable o inalámbricos, con los que puedes controlar la cámara a distancia, sin tocar nada, incluso te puedes sentar en la arena de la playa a disfrutar del espectáculo sin tener que estar de pie junto al trípode. Y dependiendo de lo moderna que sea tu cámara, puede que tenga WI-FI, lo que te permitirá controlarla desde tu teléfono móvil o tableta. Ya ves que aquí hay muchas opciones, siendo lo más importante que te permita actuar sobre el obturador en modo “B”. El disparador por cable es la opción más económica y segura, pero puedes tirar la cámara si te enredas con el cable en la oscuridad. Ten mucho cuidado, hablo desde la experiencia…

2. La localización y encuadre

Sobre la localización y el encuadre te podría hablar mucho, y aún más de la composición, pero hay una serie de criterios que debes de tener en cuenta:

  1.  ¿Conoces el lugar de lanzamiento exacto?
  2.  ¿Tienes idea de la trayectoria de los distintos cohetes?
  3. ¿El fondo de los fuegos artificiales va a ser la noche (cielo oscuro) o hay algún tipo de edificio iluminado o paisaje interesante de fondo?
  4. ¿Habrá mucho público en la zona dónde quieres instalar el equipo o será un lugar tranquilo?
  5. ¿Estarás cerca del lanzamiento o alejado?

Ya ves que hay muchas preguntas que debes responder a la hora de elegir la localización y el encuadre. Así que es muy importante tener claro que resultado buscas en las fotos, ya que según esto puede variar mucho el lugar a elegir, así como las posibles configuraciones de la exposición. Por ejemplo, si quieres que el fondo de la imagen sea la oscuridad de la noche, puedes ajustar una apertura de diafragma más cerrada que si quieres tener un paisaje visible o iluminado por el resplandor de los fuegos artificiales.

Si tienes posibilidad, la mejor opción es acercarse la noche de antes al lugar de los fuegos y hacer algunas pruebas, sobre todo si quieres conseguir que los fuegos iluminen ciertos elementos del entorno. Incluso te diría de acudir unas horas antes del espectáculo y que intentes hablar con alguna persona de la pirotecnia y que te explique, más o menos, como va a ser el  lanzamiento: por donde empieza, dirección de los cohetes, la temporización, etc…

Como norma general te recomiendo buscar un lugar lo suficientemente alejado para tener la mayor perspectiva que te permita tu objetivo a la hora de encuadrar. No te interesa estar demasiado cerca del lugar de lanzamiento, porque vas a necesitar muchísmo angular para poder captar el lanzamiento completo y, sobre todo, por motivos de seguridad.

Sobre la composición te puedo sugerir que en las playas funciona muy bien el recoger el reflejo de los fuegos artificiales en el agua y, como usarás velocidades de obturación lentas, el agua quedará con efecto seda, obtendrás una foto espectacular. Y si hay mucha afluencia de público, también queda muy bien que el destello de los fuegos lo ilumine, así podrás transmitir la importancia del evento. Si los fuegos son en un entorno urbano no estaría mal que buscaras un lugar en altura, como la azotea o el balcón de algún edificio. Desde allí arriba  podrás disparar casi a la misma altura que explotan los cohetes, obteniendo una perspectiva diferente a la que estás acostumbrado a ver.

Son tantas las posibilidades, que lo mejor, es dejar volar tú imaginación y buscar encuadres novedosos.

Trata de combinar todos los elementos del lugar: la oscuridad de la noche, los reflejos del agua y elementos del entorno. Y como no, darle el protagonismo a los fuegos artificiales

3. La exposición

Como ya sabes a estas alturas, en fotografía no existe una receta mágica sobre cómo configurar los valores de tu cámara para obtener los mejores resultados. Va a depender de muchos factores según si lo que quieres es congelar los fuegos o crear estelas, si quieres un fondo negro o si quieres enmarcar los fuegos en un paisaje interesante. Al igual que ocurre con la ubicación y el encuadre, es importante saber que resultado final persigues para saber que ajustes debes realizar.

  • Formato RAW. Sé que soy un pesado con este tema, pero es que hay que aprovechar al máximo las prestaciones que te ofrece la cámara. Así que disparar en formato RAW, si tu cámara lo soporta, es casi que obligatorio por el abanico de posibilidades que ofrece el sistema, tanto en el momento de la captura como en el procesado posterior.
  • Balance de blancos. En los fuegos artificiales vas a tener represantados una amplia gama de colores, así que lo más recomendable es dejar el balance de blancos en un valor fijo, como puede ser la opción luz de día (unos 5200ºKelvin).
  • Valor ISO. Utilizar siempre el valor más bajo que te ofrezca la cámara, generalmente será ISO100. De esta manera evitarás generar ruido que te pueda estropear la imagen final o que al utilizar un ISO alto se pueda quemar (sobreexponer) parte de la imagen por la explosiones. Si por cualquier motivo debes aumentar la ISO, intenta no superar el límite de tú cámara, donde el ruido generado sea desagradable a la vista.
  • Apertura del diafragma. Si quieres un fondo negro u oscuro que enmarque los fuegos artificiales,  deberás usar un número F elevado (cerrar el diafragma), entre un f/8 y f/16. Pero cuidado, que con esto conseguirás, a parte de lo comentado anteriormente, una mayor profundidad de campo, por lo tanto tendrás que centrar los fuegos en la parte central del objetivo que es donde más calidad nos ofrece. Por el contrario si quieres que aparezca algo más que la explosión y las estelas de los fuegos artificiales, tendrás que abrir más el diafragma (deberás usar un número F bajo), entre f/2.8 y f/4, con lo que conseguirás que la misma luz que desprenden los fuegos iluminen el paisaje de fondo,  algún edificio interesante o al público. Ojo porque también perderás profundidad de campo y deberás tener mucho cuidado con el enfoque.
  • Velocidad de obturación. Si quieres congelar la explosión de los fuegos artificiales, debes de usar tiempos de exposición en torno al 1/50 seg. a 1/100 seg., pero con cuidado que la exposición no te quede demasiado oscura sino te tocará compensar subiendo la ISO. Si por el contrario quieres conseguir las estelas completas y todo el desarrollo del lanzamiento, deberás usar un tiempo de exposición que irá entre el segundo a los cuatro o cinco segundos. Y finalmente si lo que quieres son unas tomas donde se superpongan varios lanzamientos y formen una composición muy impactante, deberás alargar la exposición hasta los 15 o 20 segundos. Al contrario del caso anterior, ahora tendrás que bajar la ISO para compensar la luz de las explosiones y para evitar que la larga exposición genere ruido por calentamiento del sensor.
  • Modo de medición. Este apartado es el menos importante y, si tu cámara no te permite modificarlo, te lo puedes saltar. Pero si tienes esta opción es interesante que optes por la medición evalutativa/matricial (depende del fabricante). Seleccionando este método la cámara divide la escena en una rejilla, analiza cada parte de la imagen y recoge distintos valores de luz. Una vez recoge todos los datos, calcula una media con la que define la exposición más adecuada para la escena. Y aquí es cuando me dices, pero si todo está oscuro y sólo brillan los fuegos artificiales, ¿no sería mejor utilizar la medición puntual? A bote pronto sería lo lógico, pero tienes que contar que al explotar el cohete, sus destellos se van a expandir, ocupando mucha superfície, con distintos niveles de brillo y que estas haciendo larga exposición.

Los fuegos artificiales suelen ser el típico espectáculo que va “in crescendo”. Los primeros lanzamientos son normalmente menos interesantes que los posteriores

Por esto aprovecho el inicio del espectáculo para hacer pruebas y encontrar unos valores que me gusten. Así cuando llega el momento “top” con los fuegos más impresionantes, ya tengo todo configurado y probado, llevándome la tan ansiada fotografía a casa… pero esto es un secreto mío, no se lo cuentes a nadie!!!

4. El enfoque

Enfocar sin luz es relativamente complejo, debes estar muy pendiente de que el foco no se vaya y estropees la sesión. Así que te recomiendo que llegues antes de que se  haga de noche, busques el sitio para tomar tus fotos, montes el tinglado, que pongas tu objetivo en enfoque manual (MF) y que enfoques directamente sobre los diferentes castillos de fuegos artificiales o las toberas de lanzamiento. Este “pre-enfoque” y utilizando una apertura de diafragma entre f/8 y f/16, té garantizará que tanto el espectáculo como la zona que lo rodea, quede enfocado.

Recuerda que si quieres estar seguro de conseguir el enfoque óptimo y la mayor profundidad de campo posible, deberás usar la hiperfocal. Que resumiendo un poco, consiste en enfocar a una cierta distancia que en función de la focal y la apertura utilizada, te permite conseguir la mayor profundidad de campo y que, al mismo tiempo, el enfoque se extienda desde el motivo de interés hasta el infinito.

Si tu objetivo o cámara no te permite el enfoque manual (MF), llegas que ya es de noche o si quieres utilizar el enfoque automático (AF) de la cámara, deberás dirigir el foco al punto de lanzamiento, que suele estar bastante iluminado al momento de salir el cohete. Usando esta referencia no deberías tener problemas en conseguir un punto para enfocar automáticamente y después reencuadrar la escena. Si intentas enfocar a las estelas o al cielo iluminado, el AF se volverá loco y perderás muchas oportunidades de hacer fotos.

5. El procesado básico

En este apartado no quiero entrar en debates ético-morales a favor o en contra del procesado de las imágenes. Yo soy del pensamiento que hay que aprovechar la tecnología y recursos que tenemos al máximo, por eso soy partidario de utilizar el formato RAW a la hora de capturar las imágenes, para luego poder procesarlas y ajustarlas a nuestro gusto o necesidad.

Está claro que los ajustes básicos dependerán en gran medida de la fotografía obtenida y de hasta donde quieras llegar con la misma, pero lo que voy a comentar sirve para la gran mayoría de las fotos de fuegos artificiales.

Y de igual manera, el procesado que voy a explicarte lo puedes trasladar al programa que utilices normalmente, como puede ser Adobe Lightroom, Darktable, GIMP o incluso Snapseed si editas desde tu teléfono o tableta. Yo te lo explico sobre Adobe Lightroom que es el programa de procesado que utilizo.

Procesado Adobe Lightroom de fuegos artificiales
  1. Básicos. Dentro del apartado “TONO”, se ajustará el punto negro y el punto blanco. Para que la foto quede bien contrastada debe de tener un negro absoluto en algún punto de la foto, sobre todo en el cielo, en los puntos más alejados de los fuegos artificiales. Por el contrario evita las zonas que sean blanco puro (zonas quemadas) y que solo sea algún destello de los fuegos. Esto puedes ajustarlo con el ajuste de “CONTRASTE” y mejorarlo con el de “ALTAS LUCES/BLANCOS” y con “SOMBRAS/NEGROS”.
  2. Desde el apartado “PRESENCIA”, ajusta hacia valores positivos el deslizador de “CLARIDAD” y “BORRAR NEBLINA”, que dan cuerpo a las estelas y destellos de los fuegos artificiales, pero ojo, no te pases porque sino puedes generar halos extraños y una especie de sobre enfoque que estropearía la imagen.
  3. Continuando dentro de “PRESENCIA”, ajusta la “INTENSIDAD” y “SATURACIÓN”, para aumentar aquellos colores que interesan, vigila porque normalmente suele haber un color que predomina, así que  no te pases.
  4. Detalle. Si acaso puedes ajustar la “REDUCCIÓN DE RUIDO” para eleminar posibles artefactos que hayan aparecido a causa de la larga exposició. Pero con mucho cuidado y reduciendo el nivel de ruido muy poco, porque si no te quedará una imagen plana,  sin definición ni contraste y aparentará estar fuera de foco. Poco más te puedo indicar en este aspecto porque es algo que depende de cada imagen, tocará ir probando.
  5. Efectos. Y finalmente, y esto va a gustos, incorpar una “VIÑETA”  oscura en los bordes de la imagen, así ayudas a quien está mirando la foto a que se centre en los fuegos, que es lo que te interesa.

En fin, espero que te haya gustado esta serie de consejos para conseguir llevarte a casa la espectacularidad de los fuegos artificiales en tus fotos. Como siempre, te dejo a continuación una galería de ejemplo con unas cuantas fotografías propias de fuegos artificiales y te animo a que compartas tus fotos e inquietudes en las redes sociales. Cualquier duda me la comentas y trataré de darte una rápida respuesta.

¡Hasta la próxima!

Clicar para acceder a la galería completa de fuegos artificiales