Aprende a fotografiar la Luna llena: planificación y procesado

Aprende a fotografiar la Luna llena: planificación y procesado

Con aprende a fotografiar la Luna llena mi intención es ofrecerte una guía básica para que puedas captar a nuestro satélite obteniendo los mejores resultados posibles. La idea de esta guía surgió al publicar en las redes sociales una foto de la superluna del 2 de enero de 2018, cuando varias personas me preguntaron si podía explicarles como había tomado la imagen.

Introducción

Desde que me enganché a este mundillo de la fotografía, y siempre que me es posible, intento hacer una salida para poder fotografiar la Luna llena. Y sí, parece algo absurdo fotografiar tantas veces la Luna y más cuando siempre es la misma cara la que podemos ver, pero me encanta observarla.
Aprovechando que, durante el mes de enero de 2018, coincidían dos pasos de la Luna por el perigeo (punto de la órbita Lunar más cercano a la Tierra), se producía ese fantástico fenómeno que llamamos Superluna.
Así que me puse manos a la obra para preparar y buscar la mejor localización para poder fotografiar la Superluna del 2 de enero de 2018 desde la Playa de La Pineda, entre los viejos búnkeres de la Guerra Civil y el grupo escultórico “Marca d’Aigua”.

Fotografiar la Luna llena es un placer para los sentidos.

Consejos previos

Cuando quiero fotografiar la Luna llena, utilizo un teleobjetivo 70-300mm, ya que me ofrece versatilidad para poder realizar diferentes encuadres. La distancia de donde me encuentro con referencia al grupo escultórico influirá en el tamaño de la Luna llena, es decir, si te sitúas muy cerca de las esculturas, y dependiendo de la lente que utilices, la Luna saldrá muy pequeña, con lo que no conseguiremos nuestro objetivo. Así que mi consejo es que utilices un teleobjetivo de 250mm o 300mm, como mínimo, si quieres conseguir en tu fotografía que la Luna llena resalte en condiciones.

Aparte de esto necesitaras un trípode estable y un mando disparador -que te resultará imprescindible para cuando quieras hacer largas exposiciones, que acabarás haciéndolas, créeme-. Y si no dispones del mando (¡por lo que valen, estás tardando en pedirte uno ya!), puedes utilizar el temporizador de tú cámara, pero quizá no sea la mejor manera de configurarla para fotografiar la Luna llena, pero puede servirte. Y si tú cámara tiene conexión WI-FI, descargándote la APP correspondiente en tu móvil o tableta, puedes usarlo como mando disparador inalámbrico.

Recuerda que el ciclo de la Luna tiene una duración de 29 días, así que vas a tener muchas oportunidades para capturarla llena al 100%.  Tampoco es necesario que realices la foto justo ese día, también puedes aprovechar el día anterior o posterior para fotografiar la Luna llena. Como curiosidad, el día anterior y el posterior a la Luna llena, la encontrarás con una cobertura de un 99%. Esa diferencia del 1% es inapreciable, al menos que realices astrofotografía con un objetivo/telescopio con reflector.

Vas a tener tres oportunidades cada mes, aproximadamente, para poder hacer esa fotografía que tanto te gusta 😉

Planificación y localización

Fotografiar la Luna llena no es como fotografiar el Sol, que más o menos sale todos los días por el mismo sitio y el horario cambia muy poco de un día para otro, su variación de posición de un día a otro es muy grande, por lo que necesitaras una ayuda para no ir a ciegas.

Yo te propongo el uso de dos aplicaciones que te facilitaran la tarea de saber la hora de salida, hora de puesta, por dónde va a salir, recorrido, etcétera:

  • The Photographer’s Ephemeris (TPE) que está disponible para usar en versión online, y además es gratuita, para que te ayude a saber cuál es el mejor momento para fotografiar la Luna, la salida o puesta de Sol. Nos ofrece muchos datos interesantes y muy útiles, aunque necesita de práctica para familiarizarte con su uso. Como punto negativo es que no incluye un calendario de fases lunares, pero es algo trivial y fácil de encontrar si preguntas a San Google.
  • PhotoPills es una App para dispositivos móviles (disponible tanto para Android como iOS) que, aunque es de pago, su precio no es muy elevado para todo lo que ofrece. Es mi aplicación favorita y la única que utilizo. Te la recomiendo al 100%, no te arrepentirás. Dale un vistazo porque hace prácticamente todo lo que necesitas relacionado con la fotografía, desde planificación de lugares para saber por dónde va a salir la Luna, por ejemplo, hasta el cálculo de profundidades de campo o parámetros para realizar un Timelapse. Obviamente y siendo tan completo, esta App sí que incluye un calendario de fases lunares.

También es muy importante que revises la previsión del tiempo, durante los días previos al día que vayamos a ir, e incluso el mismo día. Es muy fácil que tengas todo programado y que el clima te estropee la salida.

Fotografiar la Luna llena

Para fotografiar la Luna llena es aconsejable que vayas a la localización que hayas elegido con tiempo suficiente, para poder preparar el equipo, elegir bien el encuadre y realizar unas pruebas.

Tienes que tenerlo todo preparado, ya que en el momento en el que sale la Luna, dispones de muy pocos minutos para poder realizar la ansiada fotografía. Aunque no lo parezca, la Luna se mueve muy deprisa. Te consejo que intentes aprovechar su hora dorada, que es aquella en la que la Luna tiene un color menos brillante y más anaranjado. Una vez que la Luna se empiece a posicionar en la parte alta de su recorrido, y si el día está despejado de nubes, está cogerá demasiada luminosidad, y será complicado obtener buenos resultados.

Una vez te hayas decidido por un encuadre, debes poner una velocidad no muy lenta (por encima de 1/125 seg. es lo ideal) para que la Luna no nos salga movida, y así obtener el máximo detalle de la Luna llena. Aunque no debes tomarlo como una regla inamovible, ya que yo he realizado fotos con 1 y 2 seg. de exposición, pero dependerá de la situación en la que se encuentre la Luna, o lo que quieras conseguir. Con respecto al diafragma, lo aconsejable es utilizar un f8 para obtener mayor detalle, pero esto también dependerá del comportamiento del ISO de nuestra cámara, yo te aconsejo que partas de un ISO 100 y vayas modificando según la situación.

Lo que, si puedes seguir este método para conseguir buenos resultados, son los siguientes cuatro puntos:

  • Utiliza siempre la medición puntual directamente sobre la Luna, para que no salga quemada.
  • Para enfocar, hazlo en modo manual, utilizando el LiveView de la cámara para asegurarte que estas enfocando correctamente.
  • Levantar el espejo de la cámara antes de disparar, para evitar posibles trepidaciones, y por su puesto utiliza el mando disparador (o temporizador de la cámara).
  • El balance de blancos lo puedes dejar en automático, si vas a tirar en RAW. De lo contrario utiliza el mismo ajuste para todas las tomas.

Es importante ir revisando las fotos según las vas haciendo. Realizar los cambios de ajustes oportunos, ya que la Luna va cambiando su iluminación y color desde que sale hasta que va tomando altura.

Truco
Si tu idea es conseguir un resultado como el de mi imagen de muestra, tienes que realizar un apilado de imágenes combinando con un horquillado. Es decir, tienes que realizar varias tomas de una misma escena modificando los valores de configuración de la escena (exposición, velocidad, ISO o balances de blancos). Esto lo puedes realizar de dos formas:

•La difícil. Directamente con tú cámara, si te ofrece esta opción, vas tomando las fotos variando los valores y finalmente, la cámara lo combina en una única imagen. Aquí hay poco margen de maniobra, sólo podrás editar la imagen final.

•La menos difícil. A través de Photoshop (o el programa de edición que utilices). De esta forma puedes tomar varias fotografías, con los parámetros necesarios para obtener la exposición correcta para cada uno de los elementos que conforman la captura, luego unirlos todos para conseguir la imagen final. La mayor ventaja es que puedes editar cada una de las imágenes por separado, teniendo más margen de maniobra.

Procesado

Con respecto al procesado de la Luna llena, es muy sencillo en estos casos, pero siempre dependerá mucho que hayas podido realizar una buena medición de la Luna. Si te sale muy quemada, no podrás recuperar demasiados detalles. A veces más vale que te salga subexpuesta medio paso, te resultará más fácil recuperar información.

La explicación que viene a continuación la hago sobre los programas de edición que yo utilizo, que son Adobe Lightroom y Adobe Photoshop, pero esto no quiere decir que no lo puedas hacer con otros programas de edición.  Tienes alternativas gratuitas como Darktable(Lightroom) o GIMP(Photoshop).

Una vez has importado el archivo RAW a Lightroom y dentro del módulo “REVELAR”, aplico los siguientes ajustes:

  • 1-Bajo las altas luces
  • 2-Bajo los negros
  • 3-Subo la presencia de Claridad
Ajustes Lightroom
Ajustes básicos en Lightroom

Una vez realizados los cambios, exporto a Photoshop, donde ajusto el brillo, contraste y aplico una máscara de enfoque. En este punto, te recomiendo utilizar máscaras de luminosidad para realizar el procesado de la fotografía de la Luna. ¿Por qué? Es una de esas situaciones en las que la diferencia de luminosidad entre la Luna y el resto de la imagen te va a permitir seleccionar en un solo clic la zona que te interese. Fácil y sencillo, una vez seleccionado podrás realizar cualquier ajuste que quieras en la Luna sin ningún problema. Si tienes dudas de qué son las máscaras de luminosidad, echa un ojo aquí, donde te explican cómo utilizarlas.

Resultado

¿Qué te parece mi resultado final?

luna
Superluna del 2 de enero de 2018 en la playa de La Pineda

Vamos a interpretar los datos EXIF que acompañan a la fotografía para que te ayuden a entender como la realicé y porqué:

  • Utilicé una exposición múltiple con apilamiento aditivo directamente desde la cámara (tenía ganas de complicarme), variando únicamente el valor de la velocidad, son cinco imágenes con cinco pasos de diferencia.
  • La distancia focal utilizada es de 280mm (no tenía más espacio físico para poder situarme más lejos), para conseguir una profundidad de campo suficiente para que la Luna no saliera como un punto y se viera grande.
  • Para la apertura del diafragma utilicé un f8, que ofrece un buen rendimiento en este objetivo y, al mismo tiempo, nos aseguramos de conseguir buenos detallas en toda la imagen.
  • La velocidad en esta imagen es un poco ambigua, ya que el valor que aparece es el más bajo, en este caso son 12 segundos porque quería conseguir el efecto seda en el agua del mar y que las nubes fueran como un manto.
  • El ISO el más bajo posible, en mi caso de 100, porque quiero evitar la aparición del ruido a toda costa. Te aconsejo que uses ISOS bajos cuando vayas a realizar apilamiento de imágenes para evitar variaciones bruscas en la nitidez.
  • Y finalmente en el modo de medición puedes ver que no he utilizado la medición puntual que antes te he aconsejado. Pero hay un motivo y son las nubes, había muchísimas, tanto que por momentos tapaban totalmente a la Luna, generando unas variaciones bestiales en la cantidad de luz. Así que tocó improvisar y buscar un ajuste que me permitiera jugar con los valores de iluminación.

Ahora ya no tienes excusa para que en la próxima Luna llena o superluna, no salgas a capturarla. Estoy esperando ver tus fotos.